EL PROYECTO

RITMO DE LA NOCHE

La noche es aquel periodo cuando la tierra, por su constante movimiento rotatorio, deja de recibir luz del sol y comienza un tiempo de oscuridad. La noche trae una oportunidad para ocultar lo que el día exhibe. Permite la liberación de impulsos y tabúes porque es en la penumbra donde los géneros que castiga el patriarcado durante el día, tienen la posibilidad de desplegar sus estéticas contra sexuales durante la noche. Las sociedades occidentales han pensado la noche como el espacio del descanso, el sexo, el placer, la entretención y el despliegue de las emociones. Para embriagarse y evadir la luminosidad solar y reemplazarla por neones fluorescentes y luces artificiales. Pero también la noche es el momento permitido para que la violencia machista desate su cruel y sádico deseo de corrección y venganza heterosexual. La noche homosexual que sobrevivió a la dictadura es el motivo que el colectivo de artes escénicas La comuna concentra en este nuevo montaje EL RITMO DE LA NOCHE.

Enfocándose en aquellos espacios de diversión y ligue nocturno donde sobrevivieron los disidentes sexuales a la sangrienta dictadura de Pinochet, este montaje es el fruto de una amplia investigación escénica que incluyó entrevistas a transformistas que trabajaron en distintas discoteques de la época (Fausto, Naxos, Quesar, Queen o Paradise, entre otras) como también sesiones de investigación sobre estéticas queer, análisis de textos que dieran cuenta de las discusiones políticas de la época y una apertura del proceso con debates abiertos sobre testimonio, patrimonio sexual y biopolíticas en dictadura. A través de cinco ejes de trabajo: Archivo de sentimientos, espectáculo y televisión, la noche, represión policial y VIH, esta página pretende abrir y entregar el resultado de la investigación con los archivos y materiales recogidos en el tiempo de este proyecto para dejar memoria de estas formas de resistencia colectiva y así aportar con la construcción de una genealogía de disidencias sexuales locales.

Las conversaciones transgeneracionales desde las que se construyó la dramaturgia de la obra y que se encuentran editadas para esta página, hablan de las violencias y contradicciones que experimentó toda una generación de homosexuales y transformistas que fueron arrasadas tanto por la represión dictatorial como por la emergencia de la masacre del virus del sida. Esta tragedia biopolítica repercutió en las formas de relacionarse y puso en evidencia los prejuicios morales contra las vidas homosexuales que, con la propagación del virus, fueron aún más segregadas, apartadas y violentadas.

Leído desde el presente, todas estas producciones artísticas, imágenes, libros, canciones, películas y entrevistas conforman un valiente “archivo de afectos” que han pasado desapercibidos para la cultura masculina y heterosexual. Es importante entonces que estos archivos no queden estáticos, sino que, contrariamente, se conviertan hoy en inspiración para nuevas producciones que como EL RITMO DE LA NOCHE den pie a una memoria en movimiento, con el objetivo de encontrar en las relecturas de estas vidas del pasado, nuevas formas de enfrentar nuestro presente que no siempre alberga la promesa de un futuro mejor para las disidencias.

Jorge Díaz

Biólogo disidente y agitador teórico Colectivo de Artes Escénicas la comuna